Dietas que cuidan el Corazón

Con el transcurso del tiempo se fue haciendo más notable que la relación de ciertas vitaminas, minerales, y oligoelementos junto con la dieta saludable y el ejercicio combaten el riesgo de enfermedades cardíacas.
Las personas que incluyen en sus dietas los antioxidantes, entre ellos las vitaminas “C” y “E”, los Betacarotenos en buenas dosis poseen menos riesgos, a su vez estos componentes, ayudan en la lucha contra el Colesterol LDL y contra los radicales libres al evitar los daños causados por moléculas de oxigeno mutadas.

En ocasiones por más saludable que sea la dieta no cubre las necesidades con determinados elementos y nutrientes esenciales, la razón principal es debida que al limitar en exceso la grasas y el colesterol, se pone límites a alimentos como los huevos y aceites de semillas. Estos aceites como los de sésamo y  girasol son importantes proveedores de Vitamina "E", junto a la espinaca y cereales.
La Vitamina “C”, los Betacarotenos están integrados en frutas y vegetales, estos nutrientes son más básicos y están mas presentes por su bajas calorias a la hora de configurar una alimentación saludable.

Los suplementos multivitamínicos con minerales pueden proteger de las fluctuaciones de las dietas que se realizan. El complementarla con elementos naturales que enriquecen el aporte de componentes vitales, importantes y potenciadores de una correcta alimentación, entre ellos citaremos el Germen de Trigo, la Lecitina de soja, Algas, el Polen, la Levadura de cerveza y otros, haran de nuestra Dieta una fuente de energía y salud.
Para lograr un efecto protector del Corazón, se debe integrar en la alimentación en primer término los cereales y legumbres, un segundo lugar para  las frutas y vegetales, dejando un tercer lugar para los  lácteos ( estos deben ser de reducido tenor graso) en una porción promedio de un 30 por ciento de los anteriores mencionados con respecto a las raciones diarias.

Las actividades físicas son vitales al momento de procurar mantener un corazón sano, joven y fuerte, es elementa que se cumplan como mínimo 30 minutos de ejercicios de baja intensidad, como el trote, la bicicleta, cinta, caminatas, aeróbicos, y complementarlo con ejercicios de fortalecimiento muscular, terminando la jornada con elongaciones, conformando una sesión  total de 60 minutos de actividad en cada día de entrenamiento. Con ello no solo estamos protegiendo nuestro Corazón, también mejorando nuestra calidad de vida, combatiendo el colesterol, recordemos que el ejercicio también ayuda a la formación del Colesterol HDL (el bueno), y si consideramos que la Dieta Saludable, el consumo de antioxidante, como los enumerados, el evitar el consumo de tabaco, la vida sedentaria, el estrés emocional, el control de la presión alta y la obesidad evitarán que el Colesterol se fije en las Arterias.

Como vemos no es tan dificil proteger nuestroa salud y lograr un Corazón sano

2010 - 2011 derechos reservados